martes, 30 de marzo de 2010

HISTORIA HACIENDA SAN JACINTO

Las haciendas en México, caracterizadas por ser núcleos de grandeza económica y productiva, son una de las expresiones mas características de la época colonial en México, aunadas al dominio y perfil de quienes en su mayoría las ostentaron: los españoles; de igual prevalecieron ya siendo nación independiente. Tan diversas como las mineras, las agrícolas, las azucareras o tequileras y, establecidas o creadas para responder a una población en ascenso, y dispersas a lo largo del territorio nacional, hoy en la actualidad, aunque no tienen la función de antes, algunas conservan solo su centro arquitectónico o finca, mismas que reflejan lo que en su momento se produjo en ellas. Y como referencia mas palpable se han visto en filmes cinematográficos, telenovelas de contenido histórico, reportajes y comerciales, lo que a veces da lugar a que nos familiaricemos de alguna manera con ellas, dado que alguno de nosotros ha vivido o radica donde se encuentra alguna de estas obras, alunas en abandono, otras como museos y algunas como casas particulares.

La hacienda o ex –hacienda de San Jacinto, ubicada al norte del actual estado de Aguascalientes fue una de las mas importantes de la región, durante y después de la época

colonial, he aquí la referencia de un viajero ingles en el siglo XIX, a finales de diciembre de 1826 una vez que termino su visita por Zacatecas capital en camino hacia Guadalajara:

“Dejamos Zacatecas el 26 de diciembre, y dormimos en San Jacinto (a doce leguas de la población), magnifica hacienda perteneciente a la marquesa de Ruhl, donde se puede decir que empieza el cultivo que hace famoso al distrito de Aguas Calientes. El 27 llegamos a la ciudad de este nombre, a eso de las tres de la tarde. El camino de San Jacinto resulto bastante interesante, ya que los ranchos se multiplicaban a nuestro alrededor a cada paso. Vimos por todos lados inmensos campos de maíz, y encontramos enormes carretas tiradas por bueyes, algunas cargadas con chile, otras con zacate y otras mas con olotes; los caballos, vacas y bueyes abundaban en los potreros, generalmente rodeados de paredes y profundas zanjas, y todo parecía denotar una población floreciente y prospera”.








Todo queda a la imaginación después de todo, pero te presentamos una pequeñísima parte de la historia de San Jacinto en aquellos años, dado que la escasez de documentos al respecto, impide dar a conocer de manera abundante información mas amplia, de igual forma, algunas imágenes de los vestigios que en su momento formaron parte del esplendor de este pueblo.

Aportación por el Licenciado en Historia. Larry Gómez Martínez.

1 comentario:

  1. ¡Muy buena información querido historiador! Deberías dedicarte a escribir y luego mostrarles tu trabajo a los estatales... je je

    ResponderEliminar